Comunicado sobre las denuncias de acoso, violencia y agresiones sexuales que involucran a personas de la escena musical costarricense

|

Desde la Asociación de Compositores y Autores Musicales, ACAM, y la Asociación de Intérpretes y Ejecutantes Musicales de Costa Rica, AIE Costa Rica, queremos expresar nuestra solidaridad para con las mujeres que han vivido -y están viviendo- situaciones de acoso, violencia o agresión física, sexual o psicológica. Las situaciones planteadas en estos días, a través de las redes sociales, que involucran a personas que forman parte del gremio de la música requieren de una atención integral, que pasa por fortalecer la capacidad institucional para tomar medidas que protejan la integridad de las personas, así como por generar un cambio radical en la forma en que se dan los procesos de socialización en nuestra cultura, marcada por las relaciones de poder, la inequidad de género y la reproducción de patrones de conducta machistas.Como entidades de gestión colectiva, tenemos como función principal garantizar el reconocimiento efectivo de los derechos de autor y los derechos conexos de los que son titulares las personas creadoras e intérpretes y ejecutantes de obras musicales. Por ende no podemos sustituir, en sus competencias, a las instituciones del Estado encargadas de investigar, juzgar y sancionar conductas tipificadas, en la legislación, como infracciones y delitos, en este caso, de carácter sexual, observando los principios de debido proceso, inocencia y del derecho a la defensa.Sin embargo, somos conscientes de la responsabilidad que tenemos en relación con problemáticas que se dan en nuestra sociedad y que impiden el efectivo reconocimiento de otros derechos, como el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de todo tipo de violencia, tal y como lo establece la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, conocida como “Convención de Belém do Pará”, ratificada por nuestro país. Es por esto que externamos nuestro compromiso de impulsar, en alianza con otras instituciones y organizaciones, acciones que promuevan una sensibilidad cultural que favorezca una sana convivencia, relaciones afectivas respetuosas de la dignidad de todas las personas y la generación de espacios seguros para las mujeres en la escena musical costarricense.